México Enfrenta Déficit Crítico en Producción de Maíz: Alerta de Crisis Alimentaria Inminente

Ciudad de México, 7 de diciembre de 2023 – México enfrenta un desafío significativo en su seguridad alimentaria, reveló Juan Pablo Rojas Pérez, presidente de la Confederación Nacional de Productores Agrícolas de Maíz de México. Con un déficit de producción de maíz estimado en 28 millones de toneladas para el año agrícola 2023, el país se ve obligado a recurrir a importaciones para satisfacer una demanda interna de alrededor de 50 millones de toneladas.

La producción nacional de maíz, tanto blanco como amarillo, se ha visto seriamente comprometida, con una estimación de solo 22 millones de toneladas para los dos ciclos productivos del año agrícola 2023. Esta situación pone de manifiesto una debilidad y desincentivación creciente en el sector agrícola mexicano, particularmente en lo que respecta al maíz blanco.

Rojas Pérez enfatizó la gravedad de la situación, señalando que “no hay producción de maíz blanco suficiente en el mundo para sustituir la producción nacional”. Esta escasez global obligará a México a sustituir el maíz blanco por maíz amarillo, una medida que no solo afecta la producción alimentaria sino también la cultura culinaria del país.

La proyección para el año agrícola 2023-2024 es aún más sombría, con una cosecha que no superará los 18 millones de toneladas. Este déficit en la producción de maíz impactará desproporcionadamente a los sectores más vulnerables de la sociedad. Los más afectados serán aquellos con menos recursos para acceder a alimentos básicos como la tortilla, la leche, los huevos y la carne.

Rojas Pérez también señaló deficiencias en la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) de México, criticando su falta de estructura y personal técnico capacitado para recabar información precisa en campo. Además, mencionó la existencia de políticas públicas discriminatorias que solo brindan atención a ciertos segmentos de la población, dejando a un lado a aquellos de 30 a 65 años de edad.

Este déficit de maíz y las consecuentes medidas de importación y sustitución ponen de relieve una crisis alimentaria inminente en México. La situación demanda una atención urgente y estrategias efectivas para fortalecer el sector agrícola del país, garantizando la seguridad alimentaria y protegiendo a los más vulnerables de la población.

Deja una respuesta