Crisis en el Campo Morelense: Entre la Falta de Apoyo Gubernamental y el Abandono del Sector Privado

El campo en Morelos enfrenta una crisis sin precedentes, derivada de la falta de apoyo del gobierno local y del sector privado. Según las últimas cifras del INEGI, la población ocupada en el ámbito agropecuario se ha reducido de casi 96 mil personas en 2018 a solo 67 mil en 2023. Esta caída corresponde a la drástica reducción de los subsidios al campo, que han disminuido en más de un 50%, pasando de 9 mil en 2018 a 4 mil en 2023.

El gobierno local ha tomado la decisión de abandonar los apoyos al campo, sin que se haya observado que estos recursos se trasladen a otros sectores productivos, apoyos a las familias, becas o escuelas. La situación de la seguridad en la región sigue siendo un tema pendiente.

La crisis de financiamiento ha tenido un impacto significativo en el campo, limitando la capacidad para realizar investigación y desarrollo. Los investigadores se enfrentan a serias limitaciones para realizar estudios sobre cuestiones cruciales como el impacto del cambio climático.

La inversión del sector privado en el campo es limitada, exacerbando aún más la situación. Como resultado, los profesionales del campo se encuentran en una situación de dificultad para llevar a cabo su trabajo debido a la falta de recursos.

Julio Padilla Trujano, secretario general de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) en la entidad, criticó al gobernador de Morelos afirmando: “En Morelos tenemos un gobernador que lo único que sabe de campo es del campo de fútbol. Ejemplo de ello es la ocurrencia de darle sólo 20 millones de pesos a un campo morelense hambriento”.

Este abandono ha llevado a una dependencia de productos agrícolas provenientes de otras entidades, con más del 50 por ciento de los productos consumidos en Morelos provenientes de fuera. El campesino y el campo en Morelos parecen haber sido olvidados por las autoridades.

Deja una respuesta